Conoce a Kim

“La gente más importante que conocerás en esta vida, son la gente que tienes la oportunidad de ayudar y servir.”


- Dietra L. Ford

Como nativa de Washington, Kim R. Ford se crió reconociendo que DC–y su gente– eran especiales y merecían una lucha.

La querida madre de Kim, Dietra L. Ford, era una funcionaria pública que le enseñó desde joven a servir a su comunidad. “La gente más importante que conocerás en esta vida,” ella decía, “son la gente que tienes la oportunidad de ayudar y servir.”

Cualquiera que conoce a Kim te dirá que ella intenta honrar la memoria de su madre todos los días y da vida a la creencia mutual en el servicio público.

Las oportunidades educativas hicieron los sueños de Kim realidad

Kim creció en una época–no tan diferente a la de hoy– cuando la educación pública en DC se enfrentaba a una variedad de retos. Kim empezó sus estudios en Shepherd Elementary en el noroeste de DC, pero cuando su mamá notó que no estaba recibiendo la instrucción necesaria para sobresalir, la inscribió a una escuela privada. Esa decisión le aseguró a Kim la oportunidad de alcanzar sus sueños–de trabajar en la industria automotriz antes de su transición como servidora pública.

A Kim nunca se le olvida que lo que ha logrado hasta hoy día, es gracias a la educación que recibió. También entiende que muchos en DC nunca tuvieron una oportunidad equitativa para realizar sus propios sueños. Esto es lo que motiva la pasión de Kim hacia el servicio público. Kim cree que todos los residentes de DC merecen las mismas oportunidades que ella tuvo. Es por eso que ha dedicado su vida a servir las instituciones que ayudan a otros para que tengan éxito.

Kim realiza resultados. Ella siempre encuentra la manera.

Kim fue honrada de ser funcionaria en la administración del Presidente Obama, en donde pudo liderar la implementación de la ley de Recuperación y Reinversión Americana, que distribuyó más de $350 billones para revitalizar la economía.

Aunque ella tenía responsabilidades nacionales, Kim siempre se mantenía pendiente de DC. Por los pasillos de la Casa Blanca, Kim anunciaba a quien la escuchara, “¡Pónganme en un proyecto para DC!” Su perseverancia dio fruto; Kim fue suplicada para conducir una obra para revitalizar la comunidad de St. Elizabeths para la nueva sede del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Como tantos residentes de DC, Kim estaba frustrada por la burocracia federal que no apoyaba a las comunidades desventajadas, su gente, o sus empresas. Ella estaba determinada a tener un impacto verdadero para su comunidad y dejó su posición en el gobierno federal. Eso abrió la puerta para una posición en el Colegio Comunitario UDC.

Desempeñando Oportunidades, cambiando vidas

En UDC, Kim lanzó el programa Acceso Colegial y Prontitud para Todos, que estabilizó inscripciones bilaterales para programas de evaluación y remediación colegial en las escuelas secundarias de DC. Por el éxito que tuvo en esta posición, ella fue nombrada como la Decana del Desarrollo Laboral y el Aprendizaje Permanente. En esta posición, Kim se retó a tomar una estaca personal en las vidas y carreras académicas de más de 10,000 estudiantes de cada parte de la ciudad. En tan sólo tres años, ella duplicó el número de inscripciones, aumentó tasas de finalización, y aseguró millones de dólares de recursos federales, municipales, y privados para invertir en sus estudiantes.

“Tal vez seremos evaluados por el número de estudiantes que obtienen certificados o entran a trabajar o que hacen la transición a un programa de licenciatura, pero lo más importante son la gente, hay que asegurarnos de que tengan disponible lo que necesitan para sobresalir. Ellos salen con esperanzas y confianza renovada.”

La experiencia de Kim en UDC le demostró a ella cómo se puede tener un impacto individual al nivel federal. Tomó su triunfo a el Departamento de Educación de los Estados Unidos (ED) donde fue suplicada a conducir proyectos nacionales como Deputada Asistente del Secretario de educación para adultos, educación para oficio y carreras técnicas, educación correccional y de reingreso, y educación de colegios comunitarios.

¿Por qué postularse para el Congreso?

Hoy, Kim se preocupa sobre la ciudad que ha conocido y amado desde su niñez. Para unos cuantos selectos, las cosas son maravillosas y mejoran día a día. Pero para la mayoría, los obstáculos solo siguen empeorando. No hay suficientes empleos, no hay suficientes servicios que hacen la ciudad tolerable, y no hay suficientes líderes que están dispuestos a iniciar un cambio.

Lo que una vez nos pertenecía a todos, –nuestros hogares, las comunidades donde trabajábamos, los lugares de compras, donde practicábamos nuestra fé, y donde jugábamos– están ahora siendo pronunciados como lugares que nos diferencian.

Desde su oficina, la cual tenía una vista directa al desarrollo del área en el suroeste de DC, Kim miraba como sitios históricos fueron derrumbados y reemplazados con edificios brillantes y lujosos de renta alta. La “cuerda de terciopelo económica” descendió en el área, como en el resto de la ciudad. Mientras muchos anticipaban los nuevos restaurantes y tiendas, Kim pensaba en las comunidades de Greenleaf Gardens y James Creek, y cómo los cambios afectarían o ayudarían a la comunidad. Kim sabía que era tiempo. Tiempo de servir de nuevo a la gente de DC directamente. Luego de reflexionar, Kim reconoció que su carrera le ha instituido experiencias, habilidades, y éxitos al nivel federal y municipal que podrían ayudarle para mejorar las vidas de los residentes de DC.

El Próximo Capítulo

Kim mira el puesto de Delegado de DC como si fuera a través de los ojos de la gente a quien quiere representar. Ella no vé la posición por lo que no puede actualmente hacer, si no que por el potencial que aguarda. Kim tiene el valor de ser la voz para todos los residentes de DC, y crear el cambio que merece la ciudad.

Kim se imagina una oficina del Delegado que trabaja junto al pueblo que representa y una oficina que introduce al Congreso–y a todos los Estados Unidos– la ciudad viviente y próspera que es DC.

Ahora es tiempo de cambiar. La gente merece resultados. Nuestras familias y nuestros futuros están en juego.

Kim R. Ford tendrá resultados–de cosas que importan–para cada uno que llama a DC su hogar.

KRF@kimRford4congress.com | P.O. Box 15684, Washington, DC 20003
Pagado por Kim R. Ford para Congreso